Saltar al contenido

Tipos de cunas

¿Se agranda la familia? ¿Vas a tener tu primer hijo? Seguro que son muchos los preparativos que tienes en mente. Ropita, juguetes, cochecito y lo más importante, su dormitorio. Preparar el dormitorio del bebé es algo apasionante, tal vez lo más hermoso que vive una futura mamá. No obstante, debes saber que existen diferentes tipos de cunas, y merece la pena averiguar un poco, sobre todo cuando se trata de muebles tan importantes como la cuna. A continuación te daremos algunos consejos sobre cómo elegir la cuna del bebé.

Tipos de cunas

Te mostraremos una serie de medidas de seguridad, así como los diferentes tipos de cunas que puedes encontrar en el mercado, para que puedas escoger bien. Cuanto antes empieces a informarte, mucho mejor. Aunque no estés por comprar la cuna del bebé mañana miso.

Cunas clásicas

Las cunas clásicas son las típicas que todos tenemos en mente. Cunas con barrotes, de diferentes materiales, desde madera hasta metálicas, que el bebé podrá usar hasta aproximadamente los 2 años, momento en el que deben pasar a la cama. Algunos modelos vienen con la opción de dos niveles, para poder colocar el colchón un poco más alto cuando el bebé es muy pequeño, y evitar así tener que agacharse tanto para atender al niño.

Cunas de bebé clásicas

Muebles modernos para bebés

También puede interesarte: Imprescindibles para dormitorios de bebés recién nacidos.

Cunas evolutivas

Las cunas convertibles o cunas evolutivas, son una opción bastante interesantes. Estas cunas cuentan con una opción extra, sus barrotes son desmontables, por lo que cuando el niño esté listo para pasar a la cama de “mayores”, tan sencillo como quitarlos y convertir esa cuna en cama. Además del espacio para que el bebé duerma, estas cunas suelen incorporar cajones o estantes que las hacen aún más funcionales.

La gran ventaja de este tipo de cunas es evidente, un ahorro de dinero. No tendrás que comprar una cama (al menos por un buen tiempo), pues la cuna convertible irá acompañando a tu hijo en su crecimiento.

Cunas multifuncionales

Cunas convertibles

Cunas de colecho

Las cunas de colecho están muy de moda. Sí, teniendo en cuenta las ventajas que supone el colecho en la crianza de los hijos, no es de extrañar que estén bastante extendidas. Lo cierto es que podrás encontrar un montón de estas mini cunas en las tiendas de artículos para bebés. Son cunas que sólo tienen barrotes en tres lados. En el otro no, y esto es debido a que ese lateral es el que se aprovecha para adaptarla a la cama de los padres. Normalmente suelen ir con una barandilla extra para poder convertirla en un momento dado en una cuna convencional. Cuentan con ruedas (como muchos otros modelos) y se adaptan sin problemas a cualquier tipo de cama.

También puede interesarte: 6 dormitorios de bebé originales y diferentes.

Cunas de colecho

Cunas colecho

Practicunas

Las practicunas son muy útiles para trasladarse de un lugar a otro. Con este tipo de cunas, bebé pueda dormir en cualquier parte. Suelen plegables, ligeras y guardadas ocupan muy poco espacio. Otras no son plegables pero si son fáciles de transportar. Algunas incorporan, además, un cambiador desmontable, por lo que son ideales para ir de viaje con el bebé.

Tipos de cunas: medidas de seguridad

Independientemente del modelo de cuna que escojas, hay algunas medidas de seguridad que debes tener siempre en cuenta:

  • La cuna que escojas debe cumplir siempre la normativa vigente en tu país. Las nuevas suelen cumplirla sin problema, pero no está de más revisarlo, sobre todo si se trata de una cuna heredada.
  • El material de las cunas debe estar libre de pintura, lacas o barnices que contengan plomo o sean tóxicos. Ten en cuenta que el niño puede morder o chupar partes de la estructura. Además, intenta que sean cunas con acabado redondeado, pues los bordes cortantes o picos pueden ser peligrosos.
  • Si tienen ruedas, ponle siempre el freno para evitar que se deslicen.
  • Los barrotes deben tener los bordes romos, además, deberán estar separados como máximo unos 6 cm para impedir que los niños metan la cabeza.
  • El somier tendrá que estar rígido y ser muy resistente. Además, debe tener varias posiciones para facilitar el acceso al bebé cuando este sea más pequeño. Por su parte, el colchón no tiene que ser excesivamente rígido y su altura debe ser de unos 10 cm, aproximadamente. Además, tendrá que quedar bien encajado para evitar huecos.

Tal vez te interese leer: Ideas para decorar habitaciones de bebé.

Esperamos que esta información te venga bien y te sirva para decidirte por alguno de los diferentes tipos de cunas que encontrarás en el mercado. Si te gustó el artículo, nos encantaría que lo compartieras en tus redes sociales. ¡Gracias por seguirnos!

Imágenes vía: vastanhem.semamidecora.com, ros1.comgarinbebes.compinterest.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *