Las sillas transparentes no me acaban de gustar, además, resultan incómodas, donde esté un buen acolchado y respaldo, que se quite lo demás.
Però las mesas, recibidores, incluso la butaca con laterales transparentes, son muy bonitas y aligeran el espacio, tomo buena nota.