Beneficios de los cercos vivos

Hoy vamos a hablar acerca de los cercos vivos o también llamados cercos verdes y sus beneficios. Estos cumplen basicamente dos funciones, la decorativa o estética y la de delimitar espacios, pudiendo llegar a cumplir perfectamente la función de cerco perimetral o cerco protector.

Beneficios de los cercos vivos

'

En cuanto a la función decorativa es ideal, pues podemos crear un cerco vivo con infinidad de plantas, dependiendo de nuestros gustos y necesidades. Podemos hacerlo con las típicas ligustrinas, crataegus, bambú o tacuara, como también con como podría ser la santa rita (bugambilla), hortensias o alegría del hogar. Y si nos gustan las plantas aromáticas también podemos hacerlo con lavanda, manzanilla o romero, entre otras.

Con respecto a la función de cerco perimetral podemos decir que son mucho más económicos que una medianera o reja, además se integran perfectamente al paisaje, atenúan los ruidos, regulan el clima. Resumiendo un poco: son naturales! Cabe destacar que podemos complementar perfectamente un cerco de tipo rural, de esos con postes y alambre, con un cerco vivo.

Cerco con hortensias

Cerco verde

El tipo de plantas para crear un cerco vivo dependerá en gran medida del rincón del planeta en donde estemos. Lo ideal será consultar con algún vivero o gente entendida en la materia en la zona, pues hay plantas que se dan en ciertos lugares y en otros no.

Si lo que deseamos es delimitar sectores de nuestro propio jardín, bastará con algún tipo de arbusto que no sea muy alto, podemos hacerlo con ligustrina o algunas flores. Además bien podemos hacerlos mixtos, alternando entre una especie y otra.

En cambio si lo que pretendemos es que cumpla la función de cerco perimetral entre nuestro terreno y el del vecino, para lograr intimidad, lo ideal será plantar cañas de bambú, tacuara o alguna de estas que crecer rápido y altas.

Cerco vivo con bambú

Cercos vivos

Cerco con Crataegus

Otra cosa a tener en cuenta es que este tipo de cercos vivos lleva un mantenimiento lógico. Como dijimos antes, lo ideal será asesorarse con un vivero acerca de los cuidados de la especie que hayamos plantado. Pero principalmente la tarea de mantenimiento que debemos llevar a cabo es la poda. Se recomienda hacerlo unas cuatro veces por temporada. Además no es bueno hacerles una poda drástica; es decir, en caso de que el arbusto haya crecido demasiado, no se recomienda podarlo mucho pues esto podría debilitarlo.

 

  1. Marcela Vega dice:

    Lindos¡ por favor me ayudan con ideas para una pared del fondo del jardín

    Muchas gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir