Saltar al contenido

Mesillas de noche

Sea una habitación de matrimonio, infantil o de invitados, en cualquier dormitorio es imprescindible una mesilla de noche. En la decoración actual, llamamos mesilla de noche a todo lo que cumple su función. Podemos usar, por ejemplo, una mesita vestida, un baúl antiguo, unas pilas de libros o varias maletas superpuestas. El caso es tener un espacio donde poner un punto de luz, posar las gafas o el despertador…

Desde las mesillas más clásicas de patas torneadas, hasta los cabeceros de cuero con mesas del mismo materia, todo es posible para aportar a tu dormitorio este elemento imprescindible: la mesilla de noche o mesita de luz.



Con ella, no solo puedes tener al alcance lo que necesites durante la noche sino también aportar un punto personal e íntimo que a veces no queremos exponer en otras habitaciones “públicas” una foto a la que tenemos especial cariño, nuestro libro “de cabecera”, o el diario que escribimos antes de ir a dormir.


Está muy de moda, no tener las dos mesillas iguales, o que las mesillas estén adosadas al cabecero, en forma de balda o de alguna otra forma que den un toque urbano y moderno a la habitación.  Sin olvidar, las soluciones de espacio que una mesita de noche nos puede aportar con sus cajones, o baldas, lo que siempre es muy de agradecer.


Las elecciones son múltiples y los estilos también. Solo hace falta elegir el nuestro y añadirle el toque de sazón personal a este espacio tan cerca de nuestros sueños.

Fuentes: Interiorismos.com, PortobelloStreetDecorailumina

Tambien puede interesarte:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *