5 dormitorios azules y grises para inspirarte

Dicen que el color más empleado para los dormitorios es el azul. No es de extrañar, siendo una tonalidad tan apacible que incita al descanso de forma casi automática. No obstante, el azul no sólo sirve para ello, también podría dar como resultado dormitorios irreverentes, atrevidos y glamurosos. ¿Cuál es el secreto? Su versatilidad, sobre todo cuando se junta con el gris. Hoy os mostraremos precisamente eso, ejemplos de dormitorios azules y grises para que podáis inspiraros.

5 dormitorios azules y grises para inspirarte

'
Índice
  1. Azul y gris: éxito asegurado
  2. El equilibrio perfecto entre azul y gris
  3. Un azul muy navy
  4. Dormitorio en azul, gris y blanco
  5. Un dormitorio elegante en azul y gris
  6. Un dormitorio oscuro

Azul y gris: éxito asegurado

Hablamos del azul y el gris como una de las combinaciones más interesantes en dormitorios. Una pared azul, por ejemplo, puede ser perfecta para conciliar el sueño mientras contrastamos con ropa de cama en gris.

Una pared gris, por otro lado, también será ideal al combinarse con un cabecero azul. Asimismo, si añadimos detalles en madera, estaremos aportando ese punto cálido que necesitan ambos colores fríos.

También puede interesarte leer: Cómo pintar una habitación de matrimonio en dos colores.

El equilibrio perfecto entre azul y gris

Hay veces que el azul más frío puede convertirse también en gris. Nos gusta este ejemplo porque a simple vista cuesta diferenciar si el color de las paredes es un gris o un azul. Si bien es cierto que todos diríamos que es azul, ese es el típico ejemplo de azul que se puede transformar, según la luz, en gris.

No obstante, no le hace falta colocar ahí un color bien definido, más bien un color que sea suave, como es el caso; y es que la fuerza del gris se ve en los textiles, al igual que la del azul.

Buen aporte con el fondo en gris oscuro de las estanterías y esas mesitas de noche blancas que dan equilibrio al conjunto.

El equilibrio perfecto entre azul y gris

Un azul muy navy

Aunque los colores claros para los dormitorios son siempre bienvenidos, y también muy demandados, no significa que no podamos apostar por tonos azules con presencia como el navy o azul marino potente.

En este caso el azul oscuro lo vemos en las paredes, obligando a realizar un trabajo impecable en el resto de la estancia para no sobrecargar.

Para ello se ha optado por rodapiés en blanco para quitar fuerza, suelo en madera y un cabecero de cama en gris que contrasta enormemente con ese azul.

También puede interesarte leer: Colores que combinan con azul.

Dormitorios azules y grises

Dormitorio en azul, gris y blanco

Este dormitorio nos gusta especialmente por la luz que tiene. El uso del blanco en las paredes potencia la entrada de luz natural.

La gran colcha en azul que vemos sobre la cama y las láminas en la pared, que también cuentan con blanco en el fondo aportan un equilibrio perfecto que podría pecar de frío si no fuera por la madera que se emplea en el cabecero de la cama y de ese divertido columpio que hace de mesita de noche.

¿Y el gris? El color gris se reserva para la ropa de cama, eso sí, la que hay bajo las colchas. Así, se puede apreciar la funda de las almohadas y las sábanas (encimera y bajera).

Dormitorio en azul, gris y blanco

Un dormitorio elegante en azul y gris

Decíamos que el azul no sólo crea dormitorios serenos y tranquilos, sino también estancias potentes y elegantes.

Nos ha encantado esta propuesta. Podemos ver una estructura de cama en un azul potente y unos cojines aterciopelados que se mezclan con blanco en ropa de cama y en detalles como la mesita de noche.

El gris se reserva, en esta ocasión, para la moqueta y para el papel pintado (este segundo bastante más claro para que el azul pueda contrastar).

También puede interesarte leer: Colores que combinan con gris.

Un dormitorio elegante en azul y gris

Un dormitorio oscuro

Para terminar, este ejemplo que demuestra que los dormitorios en colores oscuros, en su totalidad, no tienen por qué quedar mal, sino todo lo contrario.

La pared está pintada con un azul índigo que nos parece un acierto; y es que contrasta mucho con las viejas molduras blancas.

En el caso del gris, se ha optado también por uno de tonalidad oscura. Eso sí, se ha escogido para la colcha de cama y en una tela más bien liviana.

Madera clara en el suelo y madera oscura en las mesitas de noche dan cierto aire retro a esta estancia.

También puede interesarte leer: Color azul petróleo.

Dormitorios grises y azules

¿Qué te han parecido estas propuestas? Como puedes ver, los dormitorios azules y grises pueden ser una excelente opción.

Nos encantaría leerte en los comentarios... ¡Gracias por seguirnos!

Imágenes vía: decoist.com, elledecor.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir