Saltar al contenido

Cómo retirar una alfombra de pared a pared

Las alfombras de pared a pared tienen su encanto, pues no sólo mantienen cálida una habitación y la hacen más confortable, sino que también sus múltiples tonalidades y texturas la convierten en un accesorio decorativo. El problema viene cuando tienes que retirarla, ya sea porque estás planeando remodelar tu habitación o porque ya está fea y desgastada. Si alguna vez te has enfrentado a una vieja alfombra, sabrás que no es un trabajo sencillo. Para hacerlo tienes dos opciones: o contratas a alguien que haga el trabajo por ti o, si quieres ahorrarte algo de dinero, puedes hacerlo tú misma. En ese caso, puedes seguir estos consejos para retirar una alfombra de pared a pared.

Quitar alfombra vieja


Lo primero que necesitas es conseguir un diluyente para el pegamento de la alfombra. Hay quienes dicen que el thiner o el aguarrás pueden funcionar, pero la mayoría de las veces deberás conseguir diluyente para cemento de contacto. Pregunta en la ferretería o tienda, para que te recomienden algún producto que se ajuste a tus necesidades. Del mismo modo, debes buscar protección para tus manos, boca y ojos, pues trabajarás con químicos fuertes. No olvides ventilar bien la habitación.


Retira todos los muebles de la habitación. Comienza desinstalando los cubre juntas protectores, que deben estar en los extremos de la alfombra, alrededor de las paredes. Éstas parecen tiras de metal o plástico pegadas al suelo. Para retirarlas, deberás destornillar o halar haciendo palanca con un destornillador grueso.

 


Con un cutter bien afilado, corta la alfombra en cuadros para facilitar su retirada y comenzando por una esquina, tira hacia arriba con fuerza. Si no puedes levantar la alfombra, aplica un poco de diluyente de pegamento. Ayúdate con una espátula. No deberías usar diluyente en todo el suelo, pues el pegamento no se aplica de forma pareja. Ten paciencia, pues es un proceso laborioso. Una vez hayas retirado la alfombra vieja, aplica diluyente a las marcas de pegamento que hayan quedado en el piso. Raspa cuidadosamente con la espátula para no rayar el suelo.

Como puedes ver, retirar una alfombra de pared a pared no es difícil, pero si lleva trabajo. Si te dedicas con ayuda de otras personas podrán terminar esta tarea rápidamente y ahorrarte mucho dinero en tu remodelación.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.