Saltar al contenido

Materiales imprescindibles para vallas y cubiertas de jardín

Es posible que contemos con un terreno exterior que debamos delimitar o incluso tengamos la necesidad de delimitar el interior del propio terreno por contar con diferentes zonas como un huerto, una zona de piscina alejada de los niños, o un cobertizo. Para estos casos, el uso de una valla metálica puede ser imprescindible. Afortunadamente en el mercado encontramos varias opciones de malla, como la malla de simple torsión o la malla hércules.

Vallas y cubiertas de jardín

Qué diferencia hay entre malla de torsión y malla hércules

La malla de simple torsión se fabrica con alambre de acero y se cruza formando un tejido romboidal. Es una malla extremadamente flexible que puede ser ideal para delimitar grandes extensiones de tierra; y es que se trata de la más barata del mercado. Viene en rollos de diferentes tamaños y podremos ponerla nosotros mismos con ayuda de postes.


Por otro lado, tenemos la malla hércules. Esta es un panel fabricado con alambres electrosoldados. Es, por tanto, conocida como malla electrosoldada o malla rígida. Cuenta con un aspecto muy característico con pliegues en forma de «V» ladeada. Esto hace que tenga más resistencia, pero también un atractivo mayor desde el punto de vista estético.

La malla de simple torsión es muy usada por ser económica, pero la hércules puede ser personalizada con color, por lo que cuando se trata de apostar por vallas más estéticas, es la ganadora. Todo dependerá del tipo de terreno que queramos vallar, así como de las características del mismo. No será lo mismo hacer una división interior que una que da al exterior, por ejemplo.

Los paneles de sándwich

No son vallas propiamente dichas, pero los paneles sándwich son otra de esas opciones para exterior que tanto nos gustan. Primero porque es un material muy resistente y segundo porque puede ayudarnos a construir desde cobertizos hasta cubrir nuestro porche.


El panel sandwich con teja es un panel de poliuretano que nos acompaña desde la II Guerra Mundial. Es un elemento constructivo que se usa con frecuencia en todo tipo de construcción gracias a su versatilidad y practicidad. Así, aunque en el interior de nuestra vivienda podemos emplearlo en cobertizos o porches, se puede ver en soluciones para edificios industriales, residenciales, comerciales y agropecuarios sin distinción alguna.

El panel sándwich o chapa sándwich está formado por dos chapas exteriores y un núcleo. Este núcleo, a su vez, se compone de varios materiales aislantes. También puede contener lana de roca, poliuretano o cualquier otro material aislante.

El que el material sea aislante no es casual; y es que al conocer el origen en la II Guerra Mundial de estos paneles lo entendemos. Surgieron en esta época de la historia para satisfacer las necesidades de cámaras frigoríficas. Esto es debido a que los paneles son un excelente aislante térmico. Con el paso de os años, este material fue ampliando su utilidad dadas sus ventajas, por lo que se comenzó a comercializar otro tipo de paneles y experimentando con otros núcleos para aumentar su eficiencia.

Si deseas ver más ideas para decorar jardines, dale un vistazo a las siguientes entradas del Blog:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.