Saltar al contenido

Tapetes caseros con tela de vaquero

Seguro que muchos de vosotros os acordáis de esa moda ochentera en la que las camisetas se desteñían con lejía. Se trataba de hacer nudos en la misma, al azar, y sumergirla en un barreño de lejía. Así conseguíamos camisetas personalizadas y todas ellas diferentes.

A pesar de que no hablaremos de camisetas, lo cierto es que la solución decorativa que os proponemos hoy tiene mucho que ver con esta técnica; y es que hablaremos de cómo hacer unos preciosos tapetes vaqueros dibujados con lejía, sí, como leéis. De esta manera contribuimos a economizar en la decoración, esto es algo que últimamente es muy buscando por nuestros lectores, es decir, ideas para decorar con poco dinero!

Elegimos tela vaquera evidentemente por las ventaja de la misma. Podríamos escoger una tela más fina, pero no tendría esa sensación de robustez. Además, cabe destacar que esta tela, al igual que muchas otras, queda realmente marcada si vertemos lejía en ella.

Lo primero que tenemos que hacer es conseguir unos vaqueros viejos y cortarlos con la forma que queramos. Cuadrados, redondos o triangulares, no importa, lo que importa es que tengan el tamaño que nos interese.

Una vez tengamos estos tapetes cortados debemos realizar patrones en un material duro y resistente para ponerlo encima de esta tela. De esta forma podremos ir tirando la lejía sin que el resto de la tela se manche. Es precisamente así como mancharemos cuidadosamente  la tela realizando diferentes dibujos en nuestros tapetes.

Foto vía: brit.co

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *