Saltar al contenido

Parquet radiante

Es verdad que estamos en verano y, seguramente, te preguntarás ¿por qué deberíamos pensar en invierno? Pues bien, si vives en una región que tenga temperaturas muy bajas en invierno, seguramente te interesará mucho lo que leerás a continuación.

Una opción para poder guardar la temperatura cálida en nuestro hogar en los meses de frio es el suelo radiante, el parquet térmico. Esta solución es cada vez más empleada en los hogares de medio mundo por el ahorro de energía así como los excelentes resultados que otorga.


Cabe destacar que no es un invento totalmente nuevo, y es que los romanos ya se adelantaron a su tiempo haciendo circular los gases de combustión por debajo de sus viviendas. Este mecanismo hacía que las casas romanas estuvieran totalmente acondicionadas para las bajas temperaturas manteniendo así un calor generalizado en todo su hogar.

La evolución de esta técnica es lo que ha derivado en nuestro actual suelo radiante eléctrico. Un sistema de calefacción en el que el mismo elemento calefactor está integrado en el propio suelo.


La principal ventaja que encontramos en el parquet radiante es que tiene mayor alcance, toda la superficie de nuestra habitación, algo que los aparatos de calefacción común no consiguen. Además el calor siempre tiende a elevarse, por tanto si nuestro foco de calor se encuentra bajo nuestros pies tendremos mejores resultados, pudiendo acondicionar incluso las zonas más heladas de nuestra vivienda.

Imagina estar realizando trabajos en tu ordenador, en pleno invierno, y con los pies descalzos? Pues bien, esto puede ser posible!

El coste también es una ventaja, ya que aunque se suele pensar que el precio de mantenimiento es alto, lo cierto es que se necesita mucha menos energía para calentar el suelo que toda una estancia desde las alturas. Por tanto también estamos ahorrando energía.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios (2)

El confort térmico es un valor agregado a tener en cuenta en el diseño arquitectónico de los espacios habitacionales, aprovechando las fuentes de energías limpias.
Luis Ortiz//ing. Ambiental

¡Gracias Luis por el aporte!