Es precioso. Conseguir integrar la madera “bruta” en un ambiente así casi nos asegura un gran resultado.

Lo único que no me acaba son las fundas de las sillas y que tanto ocre, marrón, beige… se hace quizá demasiado monótono.