Saltar al contenido

Diferentes sistemas de calefacción para el hogar

 Con el frío llega la necesidad de tener una casa adaptada a las bajas temperaturas. Una vivienda con un sistema de calefacción que nos permita estar calentitos durante los días más fríos del año. Actualmente contamos con muchas opciones. Una gran variedad de sistemas que hacen que encontremos solución adaptada a cualquier casa. A continuación hablamos un poco de los diferentes sistemas de calefacción para el hogar que podemos encontrar.

Diferentes sistemas de calefacción para el hogar

Los radiadores eléctricos

Los radiadores eléctricos se han convertido en una de las mejores opciones a la hora de luchar contra el frío, tanto en viviendas como en oficinas. Es una opción que cuenta con numerosas ventajas a un precio realmente competitivo.


Diferentes sistemas de calefacción para el hogar

Los radiadores eléctricos son perfectos para aquellos que quieran calor en casa respetando el medio ambiente y ahorrando dinero. Nos fijamos en los radiadores eléctricos de bajo consumo, que son los más recomendados por ser económicos y sencillos de instalar. Esto es gracias a que no se necesitan grandes obras para colocarlos en casa. Simplemente se deben colgar en la pared, cerca de una toma de corriente, aunque también cuentan con soportes para estar en el suelo.

En cuanto a las ventajas de su uso, podemos decir que aporta un calor uniforme en toda la habitación. Distribuyen el calor de una manera homogénea, evitando así puntos fríos y puntos calientes.


Estos radiadores cuentan con un líquido en su interior que almacena el calor con mayor efectividad y que va liberando el calor poco a poco. Además, cuando se apague el radiador, seguirá emitiendo calor hasta que el líquido se enfríe poco a poco.

Los últimos modelos incorporan, además, paneles de control que permiten programación y la elección de una temperatura exacta.

En cuanto a las desventajas, la única que podemos verle es que aunque sea una opción realmente económica y una de las más rentables, sigue estando conectada a la electricidad, por lo que el consumo puede resultar más elevado que otras opciones en los días más fríos. Es, sin duda, una de las opciones más seguras, eso sí.

Las estufas de gas

Las estufas de gas han estado con nosotros muchísimo tiempo y, aunque hay otras opciones más seguras en la actualidad, siguen siendo una gran apuesta.


Estufas de gas

Como mayor ventaja, podemos decir que son estufas que no necesitan electricidad y son realmente potentes para habitaciones grandes y en climas muy fríos.

Como principal desventaja, estas estufas emiten anhídrido carbónico y otros contaminantes al encenderse y apagarse. Además, manejar gas siempre será más peligroso que electricidad.

Convectores

Los convectores también están muy de moda. Se trata de artefactos que calientan directamente el aire que pasa a través de una resistencia que se calienta utilizando la electricidad. Muchos modelos cuentan, además, con un ventilador interno para ayudar a que el aire circule más rápido. El aire caliente pesa menos, por lo que asciende y calienta la habitación rápidamente.

Diferentes sistemas de calefacción para el hogar

Podemos decir que son fáciles de transportar y que además no requieren instalación. Además, siempre que se trate de una habitación pequeña, no consumirán mucha energía eléctrica.

Tambien puede interesarte:


Como mayor desventaja, podemos decir que se trata de aparatos que tienen un alto consumo energético en habitaciones grandes. Además, es menos potente que los anteriores, por lo que las habitaciones más grandes tampoco podrán calentarse de una forma homogénea.

También puede interesarte leer: Trucos para llenar tu casa de energía positiva.

Emisores térmicos

Son equipos que se colocan fijados a la pared y conectados a la red eléctrica. Su principal ventaja es que sigue la inercia térmica para su funcionamiento, es decir: son capaces de conservar el calor durante mucho más tiempo que los demás sistemas de calefacción eléctrica convencionales. Además, al conservar mejor el calor, necesitan menos energía, algo que conlleva un ahorro en el consumo.

Emisores térmicos

No genera humos, ni olores ni un mantenimiento especial. Asimismo, si hablamos de las desventajas, quizá la mayor es que suelen ser equipos más caros. No obstante, muchos creen que la eficiencia térmica que tienen compensa con respecto a otro tipo de sistemas de calefacción.

¿Qué te parecieron los diferentes sistemas de calefacción para el hogar? ¿Cuál es el que prefieres tu? Nos encantaría leer tus comentarios… ¡Gracias por seguirnos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Suscríbete a nuestra lista de correos para recibir todas las novedades en tu email!