Me encantan esos detalles a los que una mano de pintura o una limpieza dan una segunda oportunidad en una vivienda actual.
Realmente suelen ser elementos sencillos, con no demasiado valor y de nuestro criterio para elegirlos y rehabilitarlos dependerá el éxito en nuestra decoración.