Decora a todo color

La decoración minimalista y las tendencias de monocolor siguen estando vigentes de cara a la estación que se avecina, sin embargo, las casas llenas de color nunca dejan de estar de moda.

'

Es bien sabido el influjo que los colores tienen en nuestro estado de ánimo y las posibilidades decorativas del color. La capacidad de ampliar o empequeñecer ambientes, de relajarnos o excitarnos.

Blanco: simboliza pureza, inocencia o serenidad. Es el color estrella en la decoración. Lo normal es usar un blanco roto, mezclándolo con una pizca de otro color y decorar combinando con ese color.

Azul: color de la calma, la tranquilidad o la frescura. Su complementario es el naranja. Existen muchos tonos de azul, pero combinarlos entre ellos genera un ambiente demasiado frío.

Verde: transmite frescura y vitalidad. La terapia cromática lo utiliza para la relajación. El complementario es el rojo. Combinado con algún pequeño elemento de color rojo crea un ambiente orgánico y acogedor.

Amarillo: denota felicidad, calor y prosperidad. Su complementario es el violeta. Es ideal para salas oscuras y frías, combinado con el blanco.

Rojo: es pasión, ira o calor. El verde es su complementario. Es un color del que no se debe abusar, en detalles, da sensación de calidez y dulzura. Es mejor para zonas oscuras y mágico a la luz de las velas.

Aprovechemos la experiencia de siglos en el uso del color para dar a nuestro hogar un ambiente alegre y divertido que no pierda el toque chic ni la elegancia que se imponen en todos los estilos.


Fuente: Decora con Ana

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir