Saltar al contenido

10 consejos para ahorrar con un termo eléctrico

Aunque parezca increíble, en los tiempos que corren sigue siendo posible ahorrar en el hogar sin privarse de nada con un termo de agua eléctrico. Economizar energía es muy beneficioso, en primer lugar al hacerlo estamos contribuyendo con el medio ambiente, y en segundo lugar, estamos ahorrando dinero.

Ahorrar con un termo eléctrico

Si quieres empezar a ahorrar electricidad en tu hogar, te recomendamos seguir con atención estas indicaciones y notarás como el resultado se verá reflejado en la factura de la luz:


Adquiere un termo eléctrico que se pueda programar

En el mercado existen muchísimos tipos de termos eléctricos , pero si estás a punto de hacer la inversión, te recomendamos optar por uno que tenga opción de programar. De este modo aprovecharás lo que te ofrecen los nuevos modelos en cuanto a tecnología para que le saques todo el provecho pudiendo ajustar los niveles de potencia deseados, la temperatura del agua e incluso para gestionar los horarios de utilización.

Ahorrar con un termo eléctrico

Si pasas mucho tiempo fuera, opta por un termo de agua eléctrico que tenga compatibilidad con una app como Aqua Ariston Net, para controlarlo por internet sin necesidad de estar físicamente en casa.


Elije la capacidad del termo según tus necesidades

Si en casa fuesen solo dos personas, opta por un termo pequeño que caliente el agua rápidamente; pero si viven más personas, mejor uno de mayor capacidad para que ninguno termine duchándose con agua fría.

Escoge una tarifa eléctrica adecuada a tus rutinas

Es algo muy práctico si trabajas todo el día fuera de casa y sólo durante la noche haces las tareas del hogar que requieren mayor consumo eléctrico como cocinar, poner la lavadora y, por supuesto, ducharte.

Ahorrar con un termo eléctrico

En ese caso, estudia las posibilidades que ofrece tu compañía eléctrica de acogerte a una tarifa de discriminación horaria que te permita reducir el consumo de luz. Hacer esto, claramente, resultará en un ahorro de energía y de dinero.


Sitúa el termo en el interior de casa, no en el exterior

Por estética pensamos que el mejor sitio para instalar el termo de agua eléctrico es en la terraza o balcón, pero debemos tener en cuenta que afuera está expuesto a los cambios de temperatura, haciendo que tarde más en calentar el agua. Es por ello que se recomienda siempre instalar el termo en el interior del hogar.

Termo eléctrico en el baño

Que haya poca distancia entre el termo y el baño

Un factor clave a tener en cuenta a la hora de instalar un termo es la distancia que existe entre éste y el baño. Cuanto más espacio recorre el agua, más fácil será que pueda tener pérdidas de calor en su recorrido hasta el punto de suministro. Si logramos que la distancia entre el termo y el cuarto de baño sea  menor, podríamos ahorrar un 30% en electricidad.

Utiliza filtros atomizadores para los grifos

Estas boquillas tan fáciles de adquirir en muchas superficies son un buen recurso para economizar reduciendo el caudal de agua del grifo. Además son muy fáciles de instalar.

Dúchate en vez de bañarte

Ducharse puede estar en torno a los 25-50 litros de agua mientras que el baño son unos 250 litros, una cifra nada desdeñable. No por nada una de las reformas más solicitadas por los propietarios de viviendas es la de cambiar bañera por ducha.

Ducha en vez de bañera

Tambien puede interesarte:


Cierra el grifo cuando no necesites agua

Este consejo puede parecer que está de más, pero siempre es bueno recordarlo. No dejes que corra el agua cuando te enjabonas para conservar más agua caliente para otro momento.

Utiliza la temperatura adecuada

Un máximo de 50º es suficiente para los meses más fríos. Es importante regular la temperatura del termo según la época del año. No cometas el error de dejarla fija durante todo el año. En los meses de verano debes bajarla, de este modo estarás gastando menos electricidad.

Termo eléctrico tamaño familiar

Usa agua fría para lavar los platos o hacer la colada

Y como último consejo para ahorrar con un termo eléctrico, usa el agua caliente únicamente cuando sea imprescindible. En la medida de lo posible, trata de lavar los platos con agua fría, reservando el agua caliente sólo para el baño.

Termo eléctrico de agua

Esperamos que estos consejos para ahorrar con un termo eléctrico te vengan bien. ¡Gracias por seguirnos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *