Saltar al contenido

Una reforma con buen gusto

La reforma de una antigua casa de campo no siempre tiene que dar por resultado, una casa rústica, sino que puede llenarse de alegría y color como es en éste caso, aquí un buen ejemplo de ello.

Esta casa de campo se encontraba en bastante mal estado cuando fue adquirida por sus propietarios,  tomo un año entero para realizar la reforma y decoración,  mientras tanto ellos vivían en otro sitio.


Los suelos fueron descubiertos de la pintura de plomo y asomo la madera,  era oscura y parcialmente pintado, se la ha dejado lo más natural posible con los tratamientos necesarios. Se sustituyeron algunas puertas y ventanas y se han tomado medidas para que la casa tenga más eficiencia de energía.


La casa es principalmente amueblada por artículos de segunda mano y cosas que los propietarios han reciclado.

Uno de los mayores efectos decorativos que se ha logrado después de la reforma lo ha otorgado el color utilizado en cada habitación, colores vivos y cálidos, como rojos, fucsia, amarillos… siempre contrarrestando con el blanco que le suma luz y claridad.


También se visualizan detalles románticos en el aspecto decorativo, como jarrones con flores, cortinas con volantes y algunos estampados florales.

Creemos que la reforma ha sido un éxito, nos logra transmitir calidez y buen gusto al mismo tiempo.

Vía: Apartament Therapy

Tambien puede interesarte:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.