Gracias, flores sí, siempre. Hay tantas formas y colores que es imposible no encontrar la “nuestra”.