Saltar al contenido

Un apartamento reformado

Este apartamento es el resultado de una profunda reforma en la que se cambió por completo la distribución interior para ganar en amplitud y en luminosidad. Era una vivienda de dos dormitorios, con salón, cuarto de baño y cocina independiente, todo ello muy pequeño, ya que el piso tenía sólo 53 metros cuadrados.

El estudio de Arquitectura Argensolacuatro, encargado de la nueva distribución, decidió unificar algunos espacios, y el resultado es sorprendente.


Por una parte se prescindió de la división entre la cocina y el salón, y se ganaron además unos metros cuadrados al dormitorio más pequeño. Ahora hay un solo espacio que combina salón, cocina y comedor, perfectamente integrados. De esta manera se aprovechó al máximo el enorme ventanal que ahora irradia luz a toda la estancia.


Sobre un suelo de madera que aporta calidez, la nota predominante es la del color blanco, que hace que los espacios parezcan más amplios de lo que en realidad son.

No se pudo eliminar una columna, que antaño se encontraba en la pared divisoria entre salón y dormitorio. Al tener que matenerla, el estudio pensó en sacarle partido, y ahora hace de mesa auxiliar y de frontera entre la zona de estar y la parte más privada de la casa: el dormitorio.


En el dormitorio también se ha tratado de aprovechar el espacio al máximo, utilizando incluso como lugar de almacenaje el hueco sobre las puertas. En el pasillo de acceso a la habitación y al baño se ha colocado un mueble bajo de cajones y una estantería en las zonas de pared sin ventana.

No hay un metro desperdiciado pero tampoco sensación de ahogo, sino de luminosidad y amplitud.

Visto en: MiCasa.

Tambien puede interesarte:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.