Saltar al contenido

Ombré: juega con el color

Una tendencia muy marcada en la estética y diseño de interiores es la manipulación del color para crear efectos interesantes, degradando el color en las superficies como paredes y textiles. A esta técnica de pintura se le conoce como Ombré, y se aplica tanto en el mundo de la moda, (cabello incluido) hasta en la decoración. En el Ombré, se busca que el color escogido para la pared, techo, mueble o tela vaya desde el gradiente más oscuro hasta uno más claro, incluso casi blanco. Si pretendes renovar tus espacios, prueba el degradado Ombre y juega con el color. 


Una de las ventajas de este tipo de pintura es que puede ser aplicada prácticamente sobre cualquier superficie. No necesitas ser un pintor experto para lograr este efecto en tu hogar. De hecho, es sencillo revivir el espacio mientras creas un ambiente chic y decididamente contemporáneo aplicando una capa de pintura en degradé sobre tus objetos. Puedes renovar ese mueble con cajones pintándolos en distintos gradientes de un mismo color, incluso puedes aplicar esta técnica en cosas que suelen pasar desapercibidas como el radiador, integrándola en la decoración.



Si no deseas pintar, de todas formas puedes utilizar el degradado Ombré: una serie de cojines de colores sobre el sofá puede iluminar tu living sin mucho esfuerzo. En efecto, una de las ventajas de esta forma de manejar el color es que trae un ambiente calmo y relajado a las habitaciones, mientras las estiliza y trabaja distribuyendo la luz. 

Prácticamente cualquier objeto puede ser embellecido con colores degradados, desde lámparas, jarrones, macetas, cojines, lencería para las camas, paredes… la lista es interminable. Atrévete a jugar con la luz y el color, incorpora el ombré a tu decoración!


Imágenes: DecoratorsNotebook, HGTV

Tambien puede interesarte:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.