Saltar al contenido

Mecedoras con mucho estilo

Entre los recuerdos de la infancia de muchas personas las mecedoras o balancines tienen un lugar muy especial porque antes, en casi todos los salones había, como mínimo, una mecedora. Podía ser el lugar de papá, el de los abuelos o el de mamá, pero raramente faltaba.

Con los cambios en las tendencias de decoración,  las butacas mecedoras se han mantenido a duras penas en algunos hogares, sobre todo en las habitaciones de bebés y recién nacidos, por ser muy apropiadas para acunarles en sus primeros meses de vida. La buena noticia es que ahora vuelven, llenas de fuerza y de diseño, para decorar nuestros salones y dormitorios.



Para elegir bien la mecedora hay que tener en cuenta el lugar dónde se va a ubicar; pues no es lo mismo una mecedora para lectura en un ambiente minimalista, que la que se pondrá en una terraza mediterránea mirando al mar o en una casa de montaña frente a la chimenea. Además debes tener en cuenta los materiales, los tipos de tapizado y los mantenimientos que requieran, si fueran delicados!

Es importante el confort que te proporcione, el soporte para la espalda, que tus pies puedan llegar al suelo si la espalda está pegada a su respaldo, que esté bien diseñada (para que no haya peligro de que caiga hacia atrás si hay niños traviesos que se balanceen más de la cuenta), y que sus brazos sean acogedores.


Lo que debes tener en cuenta es que hoy en día existen mecedoras para todos los estilos. No hay excusas para no tener una en tu decoración. Las desde las más clásicas, tal como las que tenían nuestros abuelos, hasta las más modernas.

Imágenes: Decoracionia,  Decoralis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.