Saltar al contenido

Decorar con platos

Cuando tenemos grandes espacios de pared disponibles para decorar, todas las soluciones decorativas nos parecen vistas. Cuadros, marcos, espejos, relojes… ¡Hasta los vinilos decorativos nos parece que están ya por todas partes! Hay, sin embargo, una opción decorativa en desuso desde hace décadas que con el auge del estilo vintage y los estilos romántico y cottage renovados, toma posiciones con fuerza en decoraciones de todos los ambientes. Hablamos de decorar con platos.

Son pocas las casas en las que no hay alguna porcelana antiguaplatos pintados, unas vajillas desparejadas de las que nos resistimos a desprendernos o una fuente de porcelana de la abuela que estorba en todos los muebles. Pues es hora de sacarles el polvo y colgarlos en nuestras paredes. Los platos por parejas, colgados simétricamente e iguales sí han caído en el olvido, ahora se unen, se amontonan, se reciclan, forman figuras, hacen juegos de color, engañan la vista y se convierten en el centro de atención.


 


Las composiciones con platos son un recurso muy versatil y se puede utilizar en casi cualquier estilo decorativo, desde los más contemporáneos a los más tradicionales. Platos de porcelana, platos de latón decorados de los años 40 y 50, platos de maderas exóticas con un tribal, de acero o elementos industriales, todos tienen cabida.


Lugares insospechados como el baño, las escaleras o un dormitorio… o una colección de platos enmarcada, “tuneada” o dotada de movimiento (que dobla una esquina), todo es posible para la imaginación.

Puedes comprarlos en un rastro, o pedir a tus amistades que no tiren los restos de vajillas, seguro que cualquiera de estos diseños hará surgir la pasión por decorar con platos.

Fotos: Addicted2decorating, RebecaTerron,

Tambien puede interesarte:


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *