Saltar al contenido

Decora para vivir

Muchos de nosotros nos dedicamos a buscar la belleza estética de los lugares que habitamos a través de la decoración, llegando a veces a puntos extremos en los que sacrificamos funcionalidad, comodidad y hasta el presupuesto en aras de conseguir una perfección estilística que muchas veces raya en el absurdo. Es preferible tener un sofá más o menos sencillo pero confortable que invertir mucho dinero en uno de diseño que resulta francamente incómodo. Evitar estos excesos es sencillo, sólo ten en cuenta estos consejos y decora para vivir. 

Prefiere calidad antes que cantidad: Busca una pieza de mobiliario de calidad antes que varias menos duraderas. Del mismo modo, es preferible tener una pieza decorativa hermosa y que sea el centro de atención antes que cientos de baratijas desperdigadas sin orden ni concierto. Esto también aplica al dinero, pues muchas veces lo más costoso no siempre es lo mejor. Revisa materiales, construcción y busca aquello que cumpla tus expectativas.


No vayas tras looks de escaparate: ese juego de muebles que luce fantástico en el escaparate de la tienda tal vez no luzca igual de estupendo en tu salón, o tal vez sea muy incómodo o no se adapta a las características del espacio o tu estilo de vida. Si tienes niños pequeños o mascotas, un juego de sofás en piel blanca tal vez no sea la mejor elección. Así que es mejor que analices tus necesidades y las de tu familia antes de lanzarte a comprar por impulso un objeto decorativo, o no compres todo el juego, sino una sola pieza para adaptarla a tu espacio. No necesitas un salón impecable donde nadie puede entrar, sino uno donde puedas compartir con tu familia y amistades.


Cómodo, funcional y hermoso: aunque parezca obvio, no siempre es sencillo conjugar estas opciones en un objeto. Muchos diseñadores o fabricantes de muebles se decantan por cosas que son estéticamente formidables, pero que en la vida diaria resultan poco prácticas. Desde materiales duros, ángulos imposibles o proporciones ridículas. Revisa todo esto antes de invertir en una pieza para tu decoración. Es posible encontrar objetos decorativos con estas características.

¿Quién eres? ¿Qué te gusta hacer? ¿Cuáles son los intereses de tu familia? Tal vez te parezca que estos interrogantes son un sin sentido, pero es importante que tu personalidad y gustos se reflejen en el espacio para poder adaptarlos a tus necesidades. Si te gusta coser, entonces exhibe tu pasión en un lindo lugar de trabajo; si te gusta leer, consiéntete con un rincón de lectura. De ese modo, lograrás que tu hogar sea un lugar único y especial.


Imágenes: MyScandinavianHome, Theyhateallus

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.