Saltar al contenido

Convierte el ático en una habitación

Muchas veces se nos presentan retos como el de convertir un ático en una habitación, cosa que puede ser un poco complicada, dada la estructura de estos lugares. Techos inclinados, ventanas bajas y ángulos extremos son algunos de los desafíos que debemos enfrentar para lograr convertir un ático o buhardilla en un lugar cómodo e ideal para descansar. Hoy te daremos algunos consejos para aprovechar las características de estos espacios y utilizar todo a favor de tu decoración.

Adapta los muebles al espacio: no trates de encajar una cama king size al ático contra viento y marea. Revisa primero el lugar y busca muebles que puedan adaptarse al lugar. Es mejor tener una cama más pequeña o un escritorio más largo que ancho y obtener una distribución equilibrada.



Aprovecha los techos inclinados: lejos de ser una dificultad, los techos inclinados pueden convertirse en una ventaja. Puedes aprovecharlos para hacer espacios de lectura, para colocar repisas y escritorios. Si hay espacio suficiente, puede servirte para limitar el espacio y enmarcar tu cama.

Menos es más: al ser espacios algo reducidos, con una construcción bastante interesante, es importante no abarrotarlo de muebles.


Pintura: los colores claros son los preferidos para este tipo de espacio, sin embargo hay quienes utilizan dos tonos de pintura para separar los ambientes. Sin embargo, si quieres dar una sensación de espacio y luminosidad, puedes pintar el techo del mismo color de las paredes, siempre y cuando sea un tono claro.

Imágenes: TheFrenchEye, BelleMaison, Tigerlilys, Designsense

Tambien puede interesarte:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *