Saltar al contenido

Camas en armarios

En alguna ocasión os hemos hablado de dispositivos que esconden nuestras camas para hacer las estancias más amplias. Bien. Hoy hablaremos de camas escondidas, pero no de la manera que lo hemos planteado en otras ocasiones. No. Esta vez hablaremos de camas que aprovechan antiguos armarios para crear habitaciones reducidas que ahorren espacio en el exterior.

Cama en armario

En muchas casas antiguas es posible encontrar armarios de gran tamaño, y cuando digo grandes quiero decir grandísimos, dedicados a despensas u otros menesteres. Lo cierto es que estos rincones son ideales para ser transformados en vestidores. No obstante, también pueden ser aprovechados para ser ocupados por una cama.


Cama en armario

Aunque parezca mentira, el ambiente creado en el interior puede ser de lo más acogedor. Un pequeño rincón personal en el que podremos encajar un colchón o dos, dependiendo del tamaño del mismo, y podremos decorar con cualquier estilo.


Lo bueno de estos rincones es que al tener puertas podremos cerrarlos cuando lleguen invitados. De esta forma, aunque nuestra casa no cuente con muchos metros cuadrados, ganaremos espacio al eliminar de un plumazo una estancia tan importante como la habitación. Otra opción sería cubrir el marco del armario con sugerentes cortinas a base de gasas, crearemos una sensación vaporosa y un ambiente de lo más romántico.

Camas literas en armarios

Literas en armario

Estos huecos, cuando son más pequeños, pueden ser incluso empleados para alojar, de forma bastante ingeniosa literas. Una opción bastante interesante cuando somos varios miembros y no contamos con suficiente espacio para colocar tantas camas.


Cama en armario

Si la idea de colocar una cama en un armario nos parece genial pero nuestra casa no cuenta con ninguno de estos espacios lo suficientemente grande, quizá nos interese la opción de comprar un armario y vaciar su interior para colocar un cómodo colchón, como en la foto anterior.

Sea como sea lo cierto es que esta solución parece apta sólo para personas que no padezcan claustrofobia, pues los espacios pueden reducirse muchísimo cuando estamos tumbados.

Fotos vía:  funkyjunksisters, houzz,  nurseryproject , indulgyfykarchitecture

Tambien puede interesarte:


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *